Giras y conciertos

Kraftwerk en Tokio: Una experiencia de sonido inmersivo con d&b Soundscape y sistemas KSL.

© Masanori Doi 1/3
© Masanori Doi 2/3
3/3

En abril de 2019, Kraftwerk puso cuatro carteles de "todo vendido" en sus actuaciones en Tokio. d&b audiotechnik Japón proporcionó las soluciones del sistema que se utilizaron en la sala Orchard Hall, que forma parte del complejo cultural Bunkamura. Las soluciones de sonido incluían altavoces KSL con amplificadores D80 y d&b Soundscape para reproducir una inmersión en sonido que impresionó totalmente al público El uso combinado de KSL y Soundscape era un estreno mundial y un complemento perfecto para la experiencia visual en 3D que ofrecen las actuaciones de Kraftwerk.

KSL en XXL

Los riggings principales colgados en los conciertos son cinco arreglos de KSL, cada uno formado por seis KSL8 (parte superior) y dos KSL12 (parte inferior). Detrás de cada uno de los cinco riggings principales se situaron dos SL-SUBs colgados. Complementaban en el rango de bajas frecuencias a los arreglos de KSL y ofrecían unos graves potentes que se distribuían de un modo muy uniforme por toda la sala.

Los sistemas KSL se dispusieron mediante los datos del software ArrayProcessing de d&b. ArrayProcessing desempeñó un papel decisivo para ofrecer a los asistentes al concierto una experiencia de sonido de alta calidad similar en cada localidad y butaca de la sala Orchard Hall, incluso en los anfiteatros.

La reproducción envolvente procedía de veinte altavoces de fuente puntual de la Serie Y de d&b, que incluían seis Y10P (110° x 40°) y catorce altavoces Y7P (75° x 40°). A cada lado de la sala había siete posiciones complementadas por seis posiciones en la parte trasera.

Los altavoces d&b se amplificaban con treinta y dos amplificadores D80 de cuatro canales y alto rendimiento. Sus módulos integrados de procesador de señal digital (DSP) se utilizaron para la ecualización del sistema. Los amplificadores recibían sus señales a través de cuatro puentes de red de audio DS10.

MSI JAPAN se encargó del equipamiento técnico para las actuaciones en teatros de Kraftwerk en Japón, mientras que Arxiduc Audio Co Ltd. y d&b Japón suministraron los altavoces KSL y los SL-SUBs.

d&b DS100 con En-Scene y En-Space

El concepto visual y de audio consistía en presentar a los asistentes al concierto una proyección 3D estereoscópica flanqueada por una experiencia de audio inmersivo. Todo esto se consiguió con un procesador de señal DS100 Signal Engine de d&b conectado al sistema de la mesa de mezclas mediante el protocolo MADI. Serge Gräfe controlaba las señales individuales desde la interfaz de usuario de En-Scene que se ofrece en el software de Control remoto R1.

Conjuntamente con En-Scene, Serge Gräfe también utilizó el software En-Space de emulación de recintos para los conciertos en Tokio. “Estoy enamorado de estos programas”, explica con una sonrisa. “Voy a poner un ejemplo: En la canción Spacelab me gusta meter atenuadores sintéticos con En-Space, y suena realmente genial. En-Space genera acústicas de sala que no puedo conseguir con la reverberación estéreo convencional”.

El dream team: Soundscape y KSL

© Masanori Doi

Craig Lovell, Director de EAS de d&b audiotechnik Japón, que ofreció asistencia técnica en las actuaciones de Tokio, comenta: “Las actuaciones de Kraftwerk aquí en Tokio fueron realmente impresionantes. Utilizar Soundscape siempre me hace sonreír, y estos conciertos no fueron una excepción. Soundscape ofrece una expansión de la libertad creativa que no se consigue con las configuraciones LR tradicionales. Creo que Soundscape es como un lienzo de audio con el que se puede jugar. Hay espacio más que suficiente para situar las fuentes en cualquier parte del escenario sin necesidad de hacer ajustes de EQ importantes para que encajen en la mezcla. Luego teníamos el contenido envolvente, que perfeccionó el rendimiento todavía más. Era sutil y se combinaba perfectamente con los elementos visuales 3D”.

Serge Gräfe lo expresa de este modo: “Los conciertos de Tokio han sido la primera vez en la que he utilizado los altavoces KSL de d&b. Me gusta mucho el patrón de sonido equilibrado y soy muy fan de la distintiva atenuación trasera. Además, lo que me pareció excelente con el sistema KSL fue su buena resolución: la reproducción de agudos parece como de otro mundo. Actualmente, mi principal combinación favorita es la de sistemas KSL con Soundscape”.