Giras y conciertos

Debut de First Aid Kit con KSL en el estadio Ericsson Globe.

© Timothy Gottlieb

El dúo de folk sueco First Aid Kit dio uno de los conciertos más importantes de su carrera en enero de 2019 y asombró a miles de fans en el hemisférico Ericsson Globe de Estocolmo. Esta actuación fue el punto álgido de su gira mundial por su cuarto álbum, «Ruins». 

Este concierto también supuso el debut en Suecia del sistema KSL de d&b, en su estreno con el proveedor de audio para conciertos Soundforce Scandinavia, que compró un KSL a Arva Trading.

La Serie SL es un sistema muy rápido y flexible, donde con relativamente pocas cajas podemos cubrir todo el Globe.Anders Molund, técnico de sistemas de Soundforce

El técnico de sistemas de Soundforce, Anders Molund, ya tenía relación con el grupo y viajaba con ellos por toda Escandinavia: «La producción del grupo quería utilizar la Serie SL y justo acabábamos de recibir el sistema KSL. Fue como un regalo de Navidad, por lo que sugerí usar un sistema GSL, KSL y SL-SUB para el concierto del Globe».

Molund se puso a diseñar una solución KSL y GSL para la gira. Los principales arreglos I-D estaban compuestos de GSL8 y GSL12 y se complementaban con arreglos outhang (en el exterior) de KSL8 y KSL12. La Serie V de d&b aportó el frontfill, mientras que de la amplificación se encargaba una serie de D80 con un puente de red de audio DS10.

Los arreglos KSL impresionan de verdad en rendimiento, capacidad de rango completo y un sonido detallado y equilibrado, incluso a larga distancia. Poseen un carácter muy similar al del sistema GSL más grande.Anders Molund, técnico de sistemas de Soundforce

SL versátil

«La Serie SL es un sistema muy rápido y flexible, donde con relativamente pocas cajas podemos cubrir todo el Globe», sigue relatando. «Los arreglos KSL impresionan de verdad en rendimiento, capacidad de rango completo y un sonido detallado y equilibrado, incluso a larga distancia». Poseen un carácter muy similar al del sistema GSL más grande.

La respuesta extendida en los bajos de la Serie SL ayudó a reducir el número de subwoofers en la gira. «Empleamos 12 SL-SUB para el Globe, con un total de 56 altavoces tops: es una proporción muy baja de subwoofers», explica Molund. «La Serie SL es una gran mejora sobre la mayoría de los sistemas en cuanto a claridad y rango dinámico en todas las frecuencias, pero especialmente en las medias-altas y altas».

La Serie SL es una gran mejora sobre la mayoría de los sistemas en cuanto a claridad y rango dinámico en todas las frecuencias.Anders Molund, técnico de sistemas de Soundforce

Retos acústicos

El Ericsson Globe se conoce por sus retos acústicos, por lo que Molund y el equipo tuvieron que recurrir a soluciones de software inteligentes de d&b. 

«En el Globe tuve un resultado muy bueno de inmediato con los ajustes derivados de mi archivo ArrayCalc con respecto al tiempo de retardo y a los niveles», prosigue Molund. «Se produce una transferencia casi indetectable de la cobertura de GSL a la de KSL cuando caminas por el estadio. Sumado a las ventajas del ArrayProcessing, esto significa que la claridad es mucho mejor a cierta distancia y a menudo no es necesario colgar arreglos de retardo donde antes sí lo era».

Björn Carlsson y Christoffer Pinnen Malmqvist colaboraron con Molund en el montaje del sistema SL. El técnico de FoH Benkt Söderberg estuvo al mando del concierto del Ericsson Globe, junto con Nick Boulton, de BCS Audio.

El rendimiento [de KSL] es casi idéntico al de GSL. El rechazo posterior y el control del patrón probablemente sea lo mejor que puede conseguirse actualmente y facilita mucho el trabajo en el escenario.Nick Boulton, técnico de FoH, de BCS Audio

Tonalidad coherente y cobertura precisa

© Timothy Gottlieb
© Timothy Gottlieb

«La KSL presenta una tonalidad extremadamente coherente en toda el área de cobertura», señala Boulton. «Así, puedo estar seguro de que, si suena bien en FoH, probablemente sonará igual de bien en cualquier otro lugar, incluidos los asientos más baratos, al borde de la cobertura».

Molund señala: «El rendimiento cardioide tanto del GSL como del KSL es extremadamente bueno. La verdad es que ayuda a controlar los problemas relativos a los reflejos en sala y prácticamente casi no hay posibilidad de que a los intérpretes les lleguen acoples al escenario. Incluso en un local pequeño y con poca altura, donde los arreglos KSL iban muy bajos y estaban prácticamente en el escenario, no tuvimos problemas para que las voces y las guitarras acústicas salieran altas y claras, incluso en la parte trasera, a unos 45-50 metros de distancia.

«Lo cierto es que el rechazo posterior de cardioide y el preciso patrón de cobertura en todo el rango de frecuencias limpian gran parte de esos sonidos bajos que resuenan tanto y del retumbe de bajo a muy bajo nivel que sueles encontrarte en muchos locales».

El rendimiento cardioide tanto del GSL como del KSL es extremadamente bueno. Lo cierto es que el rechazo posterior de cardioide y el preciso patrón de cobertura en todo el rango de frecuencias limpian gran parte de esos sonidos bajos que resuenan tanto y del retumbe de bajo a muy bajo nivel que sueles encontrarte en muchos locales.Anders Molund, técnico de sistemas de Soundforce